Soñamos un país con más posibilidades

José Ramos es un trabajador rural incansable y líder de procesos sociales y agrarios en el valle de Ubaté, Cundinamarca. Agenda Democrática habló con él.

Claudia Vizcaíno

Claudia Vizcaíno

Abogada de la Universidad Externado de Colombia, especializada en Derecho Administrativo de la Universidad Nacional y Diplomada en Gerencia. Cursos en desarrollo rural, restitución y formalización de tierras, derechos humanos, anticorrupción y sistema penal acusatorio.

AD:     ¿Quién es José Ramos?

JR:      Vengo de una familia muy humilde de campesinos. Mis abuelos son oriundos de Carmen de Carupa, adonde llegaron en los años 1950. Me he criado en esta provincia del valle de Ubaté. Mi núcleo familiar siempre ha sido muy fuerte, muy unido, y tal vez ese ejemplo de liderazgo me motivó a ser un líder en esta comunidad del municipio de Sutatausa.

Fui ciclomontañista y ciclista de ruta y, a raíz de esa experiencia, aprendí a enfocarme en grandes proyectos, tanto en lo familiar, como en lo comunitario. A lo largo de mi vida, he podido expresar a las personas lo que puedo y quiero hacer por ellas, siempre guardando el respeto por los demás.

En lo familiar, tengo dos hijos estudiantes a los que les inculco el cariño por la gente y las ganas de trabajar por lo comunitario; continuamente me oyen decirles que el trabajo por la gente requiere devoción, y ellos han aprendido a trabajar con cariño por la comunidad en la que crecieron y viven.

AD:     ¿Cómo ve la situación social del campesino?

JR:      En mis cuarenta años, he podido ver cambios en el país y en las regiones. Pero últimamente veo que hay mucho abandono del campesino, no hay ese desarrollo que esperábamos; nosotros los campesinos esperábamos más ayuda para la gente del campo que, finalmente, es la que alimenta las ciudades. Esta pandemia ha demostrado que los campesinos siempre estamos dispuestos a trabajar por la gente de las ciudades, y lo hacemos con mucho cariño.

AD:     Como persona, padre de familia y líder de una comunidad, ¿cómo ve el futuro del país?

JR:      Yo esperaría que Colombia mejorara en lo político y en lo social. En lo político, desearía que los líderes se enfocaran en brindar las ayudas y los recursos a la gente que lo necesita; incluir más el campo, porque hay lugares de Colombia que no saben qué es una ayuda. Por ejemplo, en salud, hay mucha gente que no tiene cobertura, no tiene acceso a EPS. También se necesita educación para zonas alejadas y rurales. Hay mucho abandono de escuelas rurales por parte del Estado, por eso a los niños no les queda más remedio que irse a recibir educación en las ciudades, y allí se quedan, no vuelven al campo.

Creo que los puntos más importantes para el futuro del país están relacionados con mejorar la educación en las zonas veredales y en otras zonas distantes, donde no hay internet, lo que genera aislamiento. Un ejemplo de esto es lo que sucede aquí, en algunas veredas de Sutatausa, donde hay muchos niños que no tienen forma de estudiar, porque no tienen acceso a internet o no tienen computador o solo tienen un celular para toda la familia. Entonces, lo que uno sueña es un país con mayor acceso a lo tecnológico, un país con más posibilidades para todos, un país donde todos quepamos, pero con más garantías.AD

“En lo político, desearía que los líderes se enfocaran en brindar las ayudas y los recursos a la gente que lo necesita; incluir más el campo, porque hay lugares de Colombia que no saben qué es una ayuda”, José Ramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *